Take On Me: ¿Cómo se gestó este brillante clásico?

146

La década del 80 fue testigo de cómo varios artistas consiguieron gran número de ventas basándose en innovadores videoclips. Uno de los casos más representativos fue A-ha con «Take On Me»

A mediados de los 80 la explosión del new wave comenzó a ceder protagonismo ante un nuevo género musical proveniente de Gran Bretaña. Todo el sonido -y sobre todo la parafernalia- vinculada al mundillo del rock de los setenta empezó a quedar obsoleta ante una nueva generación que, básicamente, no se sentía atraída por ellos.

Claramente, ya no eran los protagonistas del futuro. En cambio, los sintetizadores y los teclados habían llegado para quedarse. Así surge el synth pop y luego la aparición de un fenómeno mundial llamado new pop, que daría lugar a la segunda invasión británica en los Estados Unidos.

En un contexto donde la industria de la música miraba al viejo continente, un desconocido trio noruego aprovechó y consiguió un éxito instantáneo con su disco debut. Hablamos de A-ha y de la epopeya conseguida con su álbum Hunting High and Low (1985), y principalmente con su primer single «Take On Me», que aún hoy sigue siendo un hit inoxidable, logrando a principios de 2020 las mil millones de reproducciones en Youtube.

Pero, para entender cómo la banda liderada por Paul WaaktaarMagne Furuholmen y Morten Harket logró surfear a mediados de los 80 esta ola de autentica revolución musical, hay que detenernos y analizar las condiciones previas. Diríamos que el contexto los beneficiaba y con tan solo estar en el lugar adecuado en el momento preciso era suficiente. La suerte estaba de su lado.

El origen de la nueva invasión británica a los Estados Unidos

El número de diciembre de 1980 del semanario musical del Reino Unido New Musical Express, popularmente conocido como NME, hablaba sobre el futuro de la música en un articulo escrito por Paul Morley que, visto hoy, lo podríamos definir como un manifiesto del «new pop». La columna se detenía particularmente en dos bandas: The Human League ABC.

Este nuevo género musical, que había sentado sus bases en los sonidos del synth pop de finales de los 70, se conviertió rápidamente en el nuevo boom de la industria. El punto de quiebre fue el hit de The Human League de 1981 «Don´t You Want Me», junto con «The Look of Love» de ABC. Estas dos canciones no solo tuvieron su gran éxito en todo charts existentes de Europa, sino que además presagiaba una nueva invasión británica en los Estados Unidos.

La revolución sonora ya estaba en marcha. De la noche a la mañana se materializó un cambio de paradigma que invadió de nuevos sonidos las radios, bateas y discotecas, con dosis de música refrescante y, sobre todo, una nueva generación de jóvenes al frente de sus proyectos musicales que llegarían barrer los restos que quedaban de la música de los setenta.

The Human League y ABC podríamos sumar a la lista a Duran DuranDepeche ModeJapanSoft CellOrchestral Manoeuvres in the DarkEurythmicsThe AssociatesTears for FearsNew Order y Pet Shop Boys, entre otros. Todas bandas británicas, jóvenes y con ganas de llevarse el mundo por delante con sus innovadoras propuestas sonoras y estilísticas.

Pero hubo un recurso muy importante que se transformaría en un verdadero símbolo de los 80 y que les ayudó a todas estas bandas a simplificar su camino hacia los charts, medios de comunicación y finalmente la fama. Un elemento que los unificaba en su estrategia comunicacional y, en algunos casos, en lo conceptual: el videoclip.

Los videos de música no eran nada nuevo. Los primeros ejemplos datan de mediados de la década del sesenta y, en general, pertenecen a bandas como The Beatles y The Rolling Stones, cuya fama era tal que la única manera de lograr cumplir con la demanda mediática en todo el mundo era filmando pequeños cortos promocionales, ya que era físicamente imposible tocar en tantos programas de televisión. Los videos eran bastante rudimentarios y mostraba a la banda haciendo playback.

Sumado al videoclip, se desprende el otro factor fundamental para entender el éxito rápido y masivo de estos artistas: un invento llamado MTV.

La revolución de MTV

A principios de los ochenta, Michael Nesmith, integrante de la banda The Monkees, se le ocurrió la idea de crear un canal dedicado exclusivamente a emitir videos musicales las veinticuatro horas del día. Le presentó el proyecto a Warner Music y así surge en agosto de 1981, MTV.

El argumento principal del canal era que funcionara como una suerte de radio nacional que abarcaría todo Estados Unidos, promoviendo un espacio para la nueva música y no solo, como ocurría con las emisoras de radio, aquellos artistas conocidos y exitosos.

Claramente la llegada de MTV fue el puente principal para la concreción de la nueva invasión británica al país. No por nada, el canal debutó con el video de la canción «Video Killed the Radio Star», de la banda británica The Buggles.

Impulsada por la llegada del nuevo canal, la difusión de música más actual logró que aumentaran las ventas de discos durante la primera parte de 1983. De esta forma, MTV se convirtió en el salvador de la industria de la música. Pero nada de esto hubiera sido posible sin la materia prima que se estaba generando en esta auténtica revolución musical.

Arqueología musical de un hit

En este contexto tan beneficioso para los artistas europeos, A-ha se encontraba en el lugar preciso para sacarle todo el rédito a la revolución sonora que se estaba produciendo a mediados de los 80 y conseguir así un éxito casi instantáneo con su primer disco.

A-ha: Take On Me alcanza mil millones de visitas - Ecos Del Vinilo

El año 1985 fue testigo de cómo varios artistas consiguieron gran número de ventas basándose en innovadores videoclips. En el caso del trío noruego, fue el primer single de Hunting High and Low, «Take On Me», el que les catapultó. Pero, ¿cómo se gestó este brillante clásico del new pop?

A comienzos de 1982, la música con sintetizadores empieza a ganar espacio. El guitarrista Paul Waaktaar y el tecladista Magne Furuholmen venían trabajando juntos en una banda llamada Bridges. Fue durante ese periodo que se moldeó la primera maqueta de la canción. El sonido sucio y difuso estaba más relacionado con la etapa post punk que se vivía aún en Europa. La canción, que llevaba por título «The juicy fruit song», no pasó de ser una maqueta y fue descartada rápidamente.

Con el paso del tiempo, ya disuelto Bridges, Waaktaar y Furuholmen deciden probar con una nueva formación. Esta vez sería un trío y su sonido estaría más cercano a la nueva ola de la new wave, sumando algunos sintetizadores. Convocan al vocalista Morten Harket y forman A-ha en 1982.

Concurso Take on Me: Gana viaje al concierto de a-ha en Noruega y ...

En el momento de comenzar a componer las canciones para su primer disco, se les ocurre mostrarle aquella maqueta a Harket que habían grabado en 1981 para ver si podían reflotar la idea. Sin dudarlo, el cantante les dijo «Esto hay que volver a grabarlo». Vuelven a pasar por el estudio, esta vez bajo el título de «Lesson one».

Pero aún estaban muy lejos de llegar a la versión final. En 1983, firmaron contrato con Warner Music. Presentaron «Lesson one» al productor John Ratcliff, quien les aconsejó hacerle algunos retoques. Se corrigió un poco la letra y se decidió darle un tono ascendente al estribillo. Ahora sí estaban un poco más cerca de tener su primer hit entre manos. Grabada como «Take on me», este demo logró vender tan solo 300 copias en el Reino Unido durante 1984.

Take on me' de A-Ha, nº 1 de Billboard | LOS40 Classic | LOS40

Ante la poca repercusión de la canción. El trío insistió con una otra versión. Es el momento en que se cruza en su camino Andrew Wickham, un histórico ejecutivo de Warner de Estados Unidos, que advirtió que con algunos nuevos retoques la canción sería un éxito. Finalmente, en 1985 grabarían la versión final que los catapultaría a la fama mundial.

Un año más tarde llegaría el estreno del videoclip que lograría ser número uno en 27 países, arrasando con los premios MTV del año 1986, alzándose con siete galardones: «Mejor artista nuevo», «Mejor dirección», «Video conceptual», «Video experimental», «Mejor efectos especiales», «Mejor montaje» y «Mejor cinematografía».

Finalmente, A-ha volvería a ser noticia a principios de este año por este éxito. «Take on me» se convirtió en la quinta canción publicada en el siglo XX en alcanzar las mil millones de reproducciones en YouTube, un lugar al que pocos han podido acceder, entre ellos «November rain» y «Sweet child o mine», de Guns ‘N Roses, «Smell like teen spirit» de Nirvana y «Bohemian Rhapsody» de Queen.